Mi travesía por Europa: una carta a mi abuela

Hace un tiempo, encontré entre mis mails, uno que le había mandando a mi abuela en el año 2015 cuando me fui de viaje por Europa. Me emocionó mucho porque mi abuela ya no está, bueno en mis recuerdos sí, porque la pienso siempre.

Ella era muy viajera también, algunas veces cuando la iba a visitar, le pedía que me muestre las fotos de sus viajes, obviamente fotos analógicas en un álbum gordo como los que se usaban antes de las redes sociales y las computadoras. Tuve la suerte de que me cuente todas sus aventuras, y de poder contarle las mías también.

Desearía poder escribirle algo ahora sobre este nuevo viaje, sin embargo sólo me queda el recuerdo que hoy comparto con ustedes:

¡Hola abuela!
Te escribo desde Lherm, un pueblito al sur de Francia cerca de los Pirineos. ¡Justo hoy hace un mes que me fui!

Estuve en Madrid visitando a mi amigo Lorenzo, me encantó la ciudad, limpia, ordenada, pensaba como Buenos Aires pero bien hecha (aunque le falta un poco de vida para mi gusto). Con Lorenzo nos fuimos a recorrer el norte de España. Estuvimos en Bilbao, San Sebastián, Pamplona, Zaragoza, y pasamos por muchos pueblitos en el medio. ¡Todo bellísimo!

El recorrido lo hicimos en moto, lo que lo hizo aún más increíble. Después de Madrid me fui a visitar otra amiga en un pueblo que se llama Poboleda que queda al sur de Barcelona. Me quedé en su casa unos días, ella vive con el primo y tienen un huerto con vegetales y gallinas, así que comí mejor que nunca, comida bien fresquita recién salida de la tierra y desconectados un poco de todo, porque ahí no tienen internet ni tele ni nada, la verdad estuvo muy lindo.

Me fui a Barcelona la semana pasada y me gustó, pero había tanta tanta gente que me sentí un poco agobiada, la ciudad es hermosa, pero está tan explotada para el turismo que pierde un poco la magia. Lo más lindo fue la Sagrada Familia de Gaudí, y todo lo que tiene que ver con Gaudí que a mí me encanta. De todos modos conocí gente muy linda con la que salimos, fuimos a la playa y nos reímos bastante.

El lunes llegué a Toulouse, acá en Francia ¡y quedé fascinada!. Estoy totalmente fascinada con Francia, ¡y todavía no vi nada! Pero la arquitectura, la gente, el idioma, es otro mundo.

Ahora estoy quedándome en la casa de un hombre que vive en Lherm, lo contacté a través de una página que se llama Couchsurfing (creo que ya lo hablamos nosotras esto), donde la gente ofrece su casa para viajeros. Acá estoy super cómoda, tengo una habitación para mí, con una cama grande y un baño privado. El señor que me recibió es super amable, nos comunicamos en inglés pero me habla bastante en francés porque está empeñado en que aprenda (yo no le entiendo nada pero al menos para agilizar el oído ¿no?).

El lunes empiezo a trabajar en una granja cerquita de acá, por dos semanas, bah, es un voluntariado así que no me pagan pero me dan alojamiento y comida, a cambio yo los ayudo con el huerto y esas cosas. Estoy super entusiasmada pero bueno, ya te contaré como me va.

Espero no haberte aburrido mucho con mis historias, pero quería contarte un poquito de mi vida y también saber como estás vos y cómo te sentís.

Te extraño y te quiero mucho abuela!!!
Besitos

Sofi

PD: te mando algunas fotos que elegí especialmente para vos, todavía no las vio nadie así que sos exclusiva! jaja espero que las disfrutes!

Bilbao – España

Poboleda – España

San Sebastián – España

Segovia – España

 

 


¡Suscribite para recibir por mail
más info e historias sobre mi viaje!

Comparte este artículo

Deja un comentario