Mi primer pie en Bolivia

Mi primer pie en Bolivia

Me habían dicho que a Bolivia tenía que venir con paciencia, y no me mintieron. El trayecto en tren de Villazón a Uyuni que debía durar 9 horas, terminó durando 30.

Salimos de Villazón bajo la lluvia, a las 15:30 hs. del miércoles, busqué mi asiento que era el número 5 y cuando llegué, había un chico boliviano sentado en el 6, lo miré sonriente y le dije: «¡Voy a ser tu compañera!», él me devolvió la mirada espantado y no dijo ni una sola palabra. Empezamos con el pie izquierdo. A las pocas horas de partir comenzaron los inconvenientes, el tren caminaba lento, frenaba por algunas horas, y volvía a avanzar. Nos explicaron muy amablemente que la tormenta inundó las vías y los derrumbes imposibilitaban cualquier avance. Caía el sol y no habíamos hecho ni 30km. Hacia la medianoche, después de ver cinco pelis berretas de acción al hilo, se apagaron las luces y pasamos la noche entera frenados en el medio del camino. Lo que iba a ser un paseo se convirtió en una aventura.

Dormí como pude en el asiento del coche «salón» que me costó 72 bs. Soñaba que el tren arrancaba una y otra vez. Afuera no paraba de llover, y mi compañero de asiento roncaba despatarrado. No sabíamos a ciencia cierta cuál iba a ser la demora, primero nos dijeron 3 horas, que se convirtieron en 5, y de repente ya estaba amaneciendo en medio de una pijamada multicultural.

Las broncas se acumulaban, personas iban y venían por los pasillos, inquietas. Algunos se quejaban y otros se querían bajar.  Una pareja de músicos que tenía que llegar a tiempo a tocar esa noche, cruzó el río con el agua hasta la cintura, con las valijas en alto, todos mirábamos por la ventana asombrados y con un poco de miedo. Ya no teníamos comida y nos rehusábamos a comprar en el bar del tren. La hermandad latinoamericana se hizo posible en el vagón 1556 de la Empresa Ferroviaria Andina, cuando tanto argentinos como bolivianos se pusieron de acuerdo, se levantaron al unísono y fueron hasta la cabina del chofer a reclamar la devolución de la plata. Nos ofrecieron devolverla, y bajar en el próximo pueblo, Tupiza.

Las siguientes horas fueron una encuesta eterna para ver quién se bajaba y quién seguía, y qué era lo más conveniente. Finalmente decidimos seguir viaje, con la esperanza de que las vías estuvieran en condiciones durante el tramo que faltaba, eso es lo que nos habían dicho, pero nos pasearon tanto durante el viaje que ya no sabíamos qué pensar. Todo era incertidumbre. Aprovechamos la parada en Tupiza para comprar provisiones, por si acaso que todo volviera a salir mal y nos tocara pasar otra noche en el tren. Por suerte no fue así.

En las últimas horas del viaje, el tren ya era un gran hermano sobre rieles, y en un mismo vagón, argentinos, italianos, bolivianos y franceses, cantábamos canciones de cumbia al ritmo de una guitarra y algunos otros instrumentos. Nos regalaron a todos un café y un bagel con huevo frito y tomate por el largo viaje que tuvimos que atravesar. Final feliz.

A las 20:30 hs del jueves, dejó de llover y después de 30 horas, llegamos a Uyuni.

Bienvenida a Bolivia.

Mirá las fotos.

Share this article
10 comments
  • Mariana
    Posted on enero 26, 2018 at 5:10 pm

    Que linda experiencia! Que importante es compartir en la adversidad.
    Claramente el.camino ya te esta enseñando…

    Reply
    • Byakko
      Posted on enero 28, 2018 at 6:28 pm

      Si!! Nada hubiera sido lo mismo sin la onda de la gente =)

      Reply
  • Nati
    Posted on enero 26, 2018 at 5:47 pm

    Alguien que lo llame a Linklatet.

    Reply
    • Nati de nuevo
      Posted on enero 26, 2018 at 5:51 pm

      Linklater*

      Reply
  • Melisa
    Posted on enero 26, 2018 at 9:33 pm

    Me encanta que le hayan puesto música a la cuestión!!! cantar siempre aliviana las penas =)

    Reply
    • Byakko
      Posted on enero 28, 2018 at 6:29 pm

      Siiii hermosa manera de terminar el trayecto! viva la música!!

      Reply
  • Damian
    Posted on enero 26, 2018 at 9:47 pm

    Genia! Tremenda manera de arrancar la travesía, te sigo desde el minuto cero 😉 éxitos.

    Reply
    • Byakko
      Posted on enero 28, 2018 at 6:31 pm

      Si! fue una experiencia increible! gracias por leer!! 🙂

      Reply
  • Fantasy
    Posted on enero 28, 2018 at 2:51 am

    Que bello. Aguante viajar con lluvia. Experiencias dignas de sofia ja ja ja ja.

    Reply
    • Byakko
      Posted on enero 28, 2018 at 6:31 pm

      No podía empezar el viaje de otra manera jejeje

      Reply

Leave a comment